Colegio Nacional Bartolomé Mitre

Colegio Nacional Bartolomé Mitre

01
 
 El Gobierno de la Nación por decreto del 9 de diciembre de 1864, manda a fundar el Colegio Nacional de Tucumán, en atención a lo cual el Gobierno de la Provincia autorizado por ley 240, dispone del local que ocupaba la Escuela de la Patria en el sitio de la Iglesia de La Merced, para el funcionamiento del Colegio Nacional, y alquila otro local para trasladar la Escuela.  
En el año 1904 el gobierno de la provincia autoriza la compra de una manzana en la traza de la ciudad de San Miguel de Tucumán, con el objeto de donarla a la Nación para la edifiación del Colegio Nacional. El 29 de abril de 1904, se concreta la compra de un sitio con todo lo edificado y plantado, ubicado en esta ciudad calle Maipú novena cuadra, compuesto de sesenta y tres metros tres centímetros, sobre la calle Santa Fe, por sesenta y un metros ochenta y tres cm. sobre el Boulevard Sarmiento, y ciento treinta y seis metros cincuenta cm. sobre calle Maipú; lindando al norte con Boulevard Sarmiento, al oeste con calle Maipú, al sur con calle Santa Fe, y al este con propiedad de Dermidio La Torre. El 31 de mayo de 1904, el Superior Gobierno de la Provincia, compra otro sitio ubicado al norte de esta ciudad, que ocupa media manzana de terreno, compuesto de ciento treinta y cinco metros ochenta centimetros de frente de norte a sur, por calle Muñecas, y un fondo de este a oeste por la parte sur de sesenta y tres metros, y en la norte de cuarenta y dos metros, formando un área total de ocho mil cuatrocientos ochenta y siete metros cuadrados cuarenta centimetros cuadrados, lindando al este con plaza Urquiza calle de por medio; al sur con calle Santa fe, al norte con Boulevard Sarmiento, y al este con terreno que el Gobierno de Tucumán compró a Pedro Bravo.
Por escritura del 12 de octubre de 1905, el Gobierno de la Nación transfiere el local que ocupaba hasta la fecha el Colegio Nacional al Gobierno de Tucumán. El Gobierno Provincial transfire los terrenos comprados al norte de la ciudad a la Nación para que en ellos se construya el edificio del Colegio Nacional; el Gobierno Nacional acepta la transferencia por decreto del 25 de febrero del 1905, en el mismo acto, dicho gobierno decreta la reformulación de la obra adjudicada a la Empresa de Virgilio López García, y su inmediato comienzo.