Caja Popular de Ahorros

Caja Popular de Ahorros

A principios del siglo XX la Sociedad Sarmiento, que en 1882 había surgido de las inquietudes literarias de alumnos, egresados y maestros de la Escuela Normal y el Colegio Nacional, acrecentó su prestigio hasta convertirse en una asociación clave para la cultura tucumana. Desde ese rol vertebró las prácticas culturales e intelectuales de diferentes sectores de la capital y del interior interesados en debatir propuestas e iniciativas para el desarrollo y progreso de la provincia.
El prestigio obtenido por la Asociación se materializó en la construcción de un local propio, inaugurado en 1909. Por esos años también se propuso en una de sus reuniones la creación de una casa de altos estudios, lo que se concretó en 1914 con la fundación de la Universidad de Tucumán. Este importante emprendimiento no debe opacar otros procesos que se dieron en la Sociedad Sarmiento y que contribuyeron a generar una formidable herencia cultural. El fomento de un público lector, interesado en asistir a charlas y conferencias sobre las más variadas temáticas; la importancia de inculcar en la población una conciencia cívica y patriótica, sobre todo a partir de los festejos patrios del 9 de julio; la consideración de las condiciones de vida de los trabajadores y las propuestas para su mejora; por último, la incorporación activa de las mujeres –decidida en el cambio de estatuto de 1902- a un mundo de sociabilidad cultural y literaria que se había mantenido preeminentemente masculino hasta entonces.
Caja Popular de Ahorros

Caja Popular de Ahorros

02
 
La Caja Popular de Ahorros de la Provincia, fue creada por Ley 1253, del 13 de julio de 1915, durante el Gobierno de Ernesto Padilla e inició sus actividades en octubre del mismo año, en una casa alquilada, al lado de la Iglesia Catedral; en calle 24 de septiembre; en el año 1922 la institución compra el edificio en que funcionaba el ex Banco Francés, ubicado en San Martín 730, de propiedad de Alfredo Guzmán, sitio al que se traslada y desarrolla sus actividades hasta el año 1939, en que inaugura su nuevo edificio frente a la Plaza Independencia, en el terreno que la caja Popular compró en el año 1936. Por ley 3548, del año 1968, se faculta a la Caja Popular a comprar un sitio ubicado en calle 25 de Mayo N° 145,147, y 149; con el objeto de ampliar sus instalaciones.
Esta expropiación se realiza en el año 1969.
Esta institución crediticia, cumplió desde su creación, un rol fundamental en la economía de la provincia, apoyando la Industria Azucarera, incentivando el ahorro de los ciudadanos desde la edad escolar, sus líneas de crédito para vivienda y construcción de barrios, permitieron el acceso a la casa propia, a un número signifiativo de familias. También cumple un rol muy importante su departamento de Seguros; la administración de Juegos de azar (Casino, Lotería, Quiniela, Telekino) etc.