Correo central

Correo central

Inaugurado el 24 de septiembre de 1939, en el marco de la conmemoración de la Batalla de Tucumán, el edificio del Correo Central fue diseñado por el arquitecto ruso Jacques Spolsky, miembro de la Dirección General de Arquitectura de la Nación y responsable, además, de la construcción del Palacio de Correos de Buenos Aires y del de Rosario. Tras la cesión del terreno que perteneciera a los Ferrocarriles del Estado -con la condición de que se destinara parte del edifico a sus Oficinas de Informes-, se inició la obra que demoraría 12 años en concretarse desde que fuera licitada en 1927, debido a que se paralizó en numerosas ocasiones a raíz de las dificultades económicas atravesadas como consecuencia de la crisis internacional.
La construcción de este edificio de gran envergadura respondió a la necesidad de dotar a la oficina de Correos y Telégrafos de la Nación de un local adecuado que estuviera, al mismo tiempo, en consonancia con el clima pujante de la provincia. Este edificio se sumó a una serie de construcciones que, promediando la década de 1930, contribuyeron a modificar la fisonomía de la ciudad que empezó a ganar altura a través de obras tales como el Palacio de Tribunales, el edificio de la Caja Popular de Ahorros de la provincia y el de "La Continental".