Biblioteca Alberdi

Biblioteca Alberdi

En 1903 se diseñaron los estatutos de una nueva asociación cultural en la ciudad de Tucumán que se disponía abrir sus puertas a "toda persona instruida y a la que desée (sic) instruirse". Se trató de la Biblioteca Alberdi, a la que se incorporaron numerosos residentes extranjeros en la provincia que encontraron en las prácticas culturales otra vía de integración a la sociedad tucumana, tan efectiva como fue su inserción en las actividades comerciales y productivas. Fue tan importante la presencia de residentes extranjeros en la membrecía que las primeras reuniones se realizaron en el local de la Sociedad Española. En su reglamento, además, se establecía que formarían parte de la Comisión Directiva los presidentes de las tres colectividades extranjeras más numerosas de la provincia.
Si bien el objetivo principal que se refleja en sus estatutos era llevar adelante una propaganda activa en torno a la figura de Juan Bautista Alberdi, también se proponían festejar los aniversarios patrios y recordar otras figuras relevantes del pasado nacional o internacional. La inauguración en 1910 de un local propio con capacidad suficiente para su biblioteca, un amplio salón de lectura y una sala de conferencias fue uno de los sucesos relevantes de la vida cultural de Tucumán. Unas 30.000 personas circularon por la biblioteca; y también miles asistieron a las conferencias y a las audiciones musicales que organizó la institución a lo largo de ese año.