Casa Padilla

Casa Padilla

La Casa Padilla, una construcción que data de mediados del Siglo XIX, perteneció a la Sra. Lastenia Frías de Padilla, hija de José Frías -quien fue gobernador de la provincia en 1831-, y a su esposo Ángel C. Padilla, destacado abogado que, estando a cargo del municipio, impulsó y condujo la construcción del hospital que hoy lleva su nombre. En esta vivienda estableció su estudio profesional que era, según palabras de Paul Groussac, "acaso el más concurrido de esta ciudad".
La casa fue habitada por tres generaciones de la familia Padilla. En 1962 pasó a manos del Estado debido a su valor histórico y arquitectónico, iniciándose su restauración en 1975. Actualmente funciona como museo y en él se exhibe, además de parte del mobiliario original, la colección donada a la provincia por el doctor Ernesto Padilla (h) en 1979. La "Colección Padilla" incluye piezas de arte oriental, del antiguo Egipto y del pasado colonial, además de óleos, grabados y muebles europeos; objetos, todos ellos, que dan una idea del estilo de vida de la élite azucarera tucumana de fines del siglo XIX y comienzos del XX. En 2001 la Casa Padilla fue declarada Monumento Nacional.
Museo Casa Padilla

Museo Casa Padilla

01
En el año 1732, el solar ubicado en la actual intersección de calles 25 de mayo y 24 de septiembre, esquina Noroeste se encontraba baldío y en posesión de la orden de San Francisco. En el año 1736, el Obispo de Córdoba dio la orden de edifiar en ese solar perteneciente a Pedro Bazán Ramírez de Velasco la Iglesia Matriz2; esta no se terminará de construir, y a la muerte del propietario, hereda su madre el medio solar que da al sur y su esposa el medio solar lindante con el Cabildo.
Diego Domínguez compra el medio solar al sur del Cabildo y construye una casa en dicho sitio; su hijo Simón Chaver Domínguez la hereda a la muerte de su madre en el año 1761. En el año 1799 Antonio Terri compra en remate público la casa con un cuarto de solar, que lindaba al sur con casa de Isabel García y al norte con el resto de la propiedad. Luego de la muerte de Antonio Terri, su esposa Josefa Pérez vende la casa y sitio a José Frías, quien en el año 1870 la divide en dos propiedades iguales dejándoselas a dos de sus hijos: la mitad norte le corresponde a Lastenia casada con Ángel Cruz Padilla. En el año 1907, Alberto Padilla, heredero de Lastenia Frías, compra a Gallo la porción norte de la casa de Tadea Alurralde, y la casa que originalmente fuera de Josefa Alurralde, para destinarla a entrada de carruajes de su casa. A los dos años de esa fecha vende al Gobierno de Tucumán, la fracción norte que tenía destinada para las caballerizas.
Los herederos de Lastenia Frías la ofrecen en venta al gobierno de la provincia en el año 1971, y por ley N° 3893 del 28 de diciembre de 1972, se declara la Casa de la Familia Padilla de utilidad pública y sujeta a expropiación. Pero la transferencia se efectuará recién a fies del año 1976, librándose oficio para inscribir el nuevo dominio en el Registro Inmobiliario el 9 de octubre de 1979. El Gobierno Provincial, el 18 abril de 1977, por ley 4782 deja habilitada la casa Padilla para actividades museísticas.