Museo Bellas Artes

Museo Bellas Artes

Este Museo tuvo sus orígenes en la creación de la Universidad Nacional de Tucumán, al formar parte del departamento denominado "Sección de Bellas Artes". En 1916, en el marco de los festejos del Primer Centenario de la Declaración de la Independencia, fue formalmente inaugurado por el gobernador Ernesto Padilla en el edificio que también ocupaba el Archivo Histórico Provincial. El Museo dependió de la Universidad hasta 1922, y en 1931 fue trasladado a un local ubicado en Avenida Sarmiento 655.
Desde su creación, el Museo Provincial de Bellas Artes ocupó diversos establecimientos -entre ellos, la Casa Avellaneda donde funcionó desde 1957-, hasta que fue trasladado en 1977 al edificio donde se encuentra actualmente, construido en 1905 para alojar al Banco de la Provincia, ubicado en calle 9 de julio primera cuadra. De esta manera, se le otorgaba un local adecuado, al tiempo que pasaba a depender de la Dirección General de Cultura, organismo creado durante el último gobierno de facto.
En 1975, el Museo fue bautizado con el nombre de "Lola Mora" en homenaje a la destacada escultora, hasta que en 1986 fue rebautizado como "Timoteo Navarro", en honor al destacado pintor tucumano que, además, ejerció como docente en el entonces Instituto Superior de Artes de la UNT y en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la misma Universidad. A él están dedicadas dos salas permanentes donde se exhiben muchas de sus obras. Asimismo, la colección del Museo cuenta con obras de otros artistas del Siglo XIX, XX y XXI que incluyen pinturas, dibujos, grabados, esculturas y fotografías.
Museo Avellaneda

Museo Avellaneda

La vivienda que alberga actualmente al Museo Histórico Provincial fue construida entre 1836-1837 por el arquitecto Pedro Etcheverry por encargo de José Manuel Frías, quien gobernó la provincia entre 1828 y 1829. Conocida como "la casa de las 100 puertas", fue un importante centro de la vida social tucumana, testigo de trascendentes sucesos de la política provincial. En ella vivió Marco Avellaneda, gobernador en 1841, líder de la Liga del Norte que enfrentó a Juan Manuel de Rosas, y padre de Nicolás Avellaneda, primer tucumano en presidir la Nación.
En 1941 fue declarada Monumento Nacional y a partir de 1957 funcionó en ella el Museo Provincial de Bellas Artes, hasta que, durante el último gobierno militar en 1976, fue creado el Museo Histórico Provincial "Presidente Nicolás Avellaneda". El patrimonio del mismo incluye mobiliario, documentos escritos, monedas y medallas, retratos de gobernadores tucumanos realizados en carbonilla por la destacada artista Lola Mora, entre otros objetos representativos de la historia provincial. Un lugar destacado lo ocupa la Jarra de Ibatín, reliquia procedente del primer asentamiento de San Miguel de Tucumán, localizado en las cercanías de la ciudad de Monteros en los "Campos de Ibatín", donde se alzó la ciudad hasta que en 1685 fue trasladada al sitio de La Toma, lugar donde se emplaza actualmente.




Casa Padilla

Casa Padilla

La Casa Padilla, una construcción que data de mediados del Siglo XIX, perteneció a la Sra. Lastenia Frías de Padilla, hija de José Frías -quien fue gobernador de la provincia en 1831-, y a su esposo Ángel C. Padilla, destacado abogado que, estando a cargo del municipio, impulsó y condujo la construcción del hospital que hoy lleva su nombre. En esta vivienda estableció su estudio profesional que era, según palabras de Paul Groussac, "acaso el más concurrido de esta ciudad".
La casa fue habitada por tres generaciones de la familia Padilla. En 1962 pasó a manos del Estado debido a su valor histórico y arquitectónico, iniciándose su restauración en 1975. Actualmente funciona como museo y en él se exhibe, además de parte del mobiliario original, la colección donada a la provincia por el doctor Ernesto Padilla (h) en 1979. La "Colección Padilla" incluye piezas de arte oriental, del antiguo Egipto y del pasado colonial, además de óleos, grabados y muebles europeos; objetos, todos ellos, que dan una idea del estilo de vida de la élite azucarera tucumana de fines del siglo XIX y comienzos del XX. En 2001 la Casa Padilla fue declarada Monumento Nacional.
Casa del Obispo Colombres

Casa del Obispo Colombres

01
La Casa del Obispo Colombres que se conserva en el Parque 9 de Julio, fue como su nombre lo indica la casa habitación del Dr. Don José Eusebio Colombres, de amplia trayectoria evangelizadora, política y social, en la región del Norte Argentino, antes, durante y después de lograda la independencia de España, nacido en el año 1776 en la ciudad de San Miguel de Tucumán, falleció en la misma el 11 de febrero de 1859. La importancia de esta casa quinta radica en que en ella reinició la actividad azucarera en la provincia de Tucumán, y al difundirla cambió radicalmente la economía de la misma.
El gobierno compra esta propiedad con el objeto de sanear todo el bajo, para lo cual crea el Parque Centenario conservando esta casa. Por Ley 1172 del 6 de octubre de 1913 la declara Monumento Público; y ordena la reparación de la misma y reconstrucción del Ingenio Azucarero; posteriormente, para conmemorar el origen de la industria azucarera, establece el museo de la Industria Azucarera en la casa que fue del Obispo, inaugurándolo en el año 1916.
Museo Folklórico - General Manuel Belgrano

Museo Folklórico - General Manuel Belgrano

01
El Maestro Dr. Don Felipe Martínez de Iriarte, heredó de su hermano Diego el solar ubicado en el cuadrante Sudoeste de la manzana del Cabildo, en el que construye su casa en los años 1737 a 1740. Al testar deja sus bienes en capellanía, incluida su casa, con el objeto de sostener económicamente a los sacerdotes de su familia.
Ya en el año 1799 la casa se encontraba bastante arruinada y la familia decide trasladar la capellanía a otra propiedad y venderla a un pariente cercano, en este caso, Miguel Antonio de Alurralde, quien al morir divide el solar en cuatro, tocándole a su hija Tadea casada con Santiago Colombres la mitad de la casa, con el fondo entero.
En esta casa Tadea y sus hijas solteras cuidaron al Obispo Colombres durante su enfermedad, hasta poco antes de su muerte que acaeció en su casa ubicada en la acera sur de la actual calle San Martín al 300 mitad de cuadra.
El gobierno de la Provincia compra esta propiedad el 18 de septiembre de 1924 en principio para destinarla a una ampliación de la Casa de Gobierno, desestimando la construcción existente debido a un informe del Departamento de Obras Públicas; a pesar de ello se preservaron las edificaciones. El 20 de febrero del año 1942 se inaugura el Museo Policial de Tucumán, con el fin de mostrar el funcionamiento Policial, y conocer al delincuente en sus modus operandis para lograr así una mejor prevención del delito.
El museo Policial será trasladado al año siguiente, en su lugar el gobierno por decreto del 26 de octubre de 1943 crea el Museo Folklórico de Tucumán General Manuel Belgrano, con el objeto de mostrar y preservar los aspectos tradicionales de nuestra cultura.
Museo Provincial de Bellas Artes Timoteo Navarro

Museo Provincial de Bellas Artes Timoteo Navarro

01
El edificio que hoy ocupa el Museo de Bellas Artes Timoteo Navarro, ubicado en calle 9 de julio 42-44-46, fue adquirido por la provincia a partir del decreto acuerdo del 12 de marzo de 1926, por compra hecha al banco de la Provincia según escritura pública del 17 de noviembre de 1927, para destinarlo a oficinas públicas.
Dicho Banco construyó este edificio en el sitio comprado a los herederos de Lorenzo Duhart, por escritura del 25 de noviembre de 1891, escribanía de Emilio Sal.
En este inmueble funcionó el Consejo de Educación hasta su traslado a su actual ubicación en Avda. Sarmiento al 800, y en su remplazo lo ocupa el Museo de Bellas Artes Timoteo Navarro.
Museo Histórico Provincial Pte. Nicolás Avellaneda

Museo Histórico Provincial Pte. Nicolás Avellaneda

01
En el solar fundacional ubicado según la traza actual en esquina Crisóstomo Álvarez y Congreso ochava Noreste, Juan Sánchez Sambrano construyó su casa, cediéndola en capellanía a la Iglesia Matriz, en beneficio de su hijo el Sacerdote Juan Sánchez Sambrano en el año 1710. En el año 1729 Diego Domínguez compra la propiedad; al morir deja una casa y fracción del solar ubicada en la parte Noroeste del solar a su hija Margarita casada con Francisco Javier Villafañe, quien la puso en capellanía.
Juan Manuel Silva compra esta propiedad y construye su casa. Al morir reparte sus bienes dejando la casa indivisa para todas su hijas. A lo largo de la primera mitad del siglo XX, los herederos dividen la propiedad en dos casas iguales, y por diferentes escrituras de compraventa regularizan el dominio de las mismas.
El Gobierno de la Nación expropia en el año 1957 la casa y sitio de congreso 56 a los herederos poseedores del mismo.
En el mes de agosto, a días 8 del año 1958, el Gobierno Nacional solicita la inscripción del sitio en el Registro Inmobiliario, a su nombre.
El 7 de julio de 1976, el gobierno militar crea el museo Histórico Pte. Nicolás Avellaneda, por ley N° 4500, como dependencia Consejo Provincial de Difusión Cultural. Aunque la ley no especifia el lugar, el mismo se instala en el edifiio sito en calle Congreso 5612.
Museo Casa Padilla

Museo Casa Padilla

01
En el año 1732, el solar ubicado en la actual intersección de calles 25 de mayo y 24 de septiembre, esquina Noroeste se encontraba baldío y en posesión de la orden de San Francisco. En el año 1736, el Obispo de Córdoba dio la orden de edifiar en ese solar perteneciente a Pedro Bazán Ramírez de Velasco la Iglesia Matriz2; esta no se terminará de construir, y a la muerte del propietario, hereda su madre el medio solar que da al sur y su esposa el medio solar lindante con el Cabildo.
Diego Domínguez compra el medio solar al sur del Cabildo y construye una casa en dicho sitio; su hijo Simón Chaver Domínguez la hereda a la muerte de su madre en el año 1761. En el año 1799 Antonio Terri compra en remate público la casa con un cuarto de solar, que lindaba al sur con casa de Isabel García y al norte con el resto de la propiedad. Luego de la muerte de Antonio Terri, su esposa Josefa Pérez vende la casa y sitio a José Frías, quien en el año 1870 la divide en dos propiedades iguales dejándoselas a dos de sus hijos: la mitad norte le corresponde a Lastenia casada con Ángel Cruz Padilla. En el año 1907, Alberto Padilla, heredero de Lastenia Frías, compra a Gallo la porción norte de la casa de Tadea Alurralde, y la casa que originalmente fuera de Josefa Alurralde, para destinarla a entrada de carruajes de su casa. A los dos años de esa fecha vende al Gobierno de Tucumán, la fracción norte que tenía destinada para las caballerizas.
Los herederos de Lastenia Frías la ofrecen en venta al gobierno de la provincia en el año 1971, y por ley N° 3893 del 28 de diciembre de 1972, se declara la Casa de la Familia Padilla de utilidad pública y sujeta a expropiación. Pero la transferencia se efectuará recién a fies del año 1976, librándose oficio para inscribir el nuevo dominio en el Registro Inmobiliario el 9 de octubre de 1979. El Gobierno Provincial, el 18 abril de 1977, por ley 4782 deja habilitada la casa Padilla para actividades museísticas.