Iglesia Nuestra Sra. de Lourdes

Los padres Lourdistas provenían de las zonas de montañas de Francia. Ellos a lo largo de sus recorridos por misionar, llegaron a la Argentina en 1890, y diez años más tarde ingresaron al territorio tucumano.

El obispo Pablo Padilla y Bárcena quisieron crear un edificio con el propósito de administrar un colegio de varones el cual llevaría el nombre del actual colegio que conocemos como el Colegio del Sagrado Corazón, el colegio debe su nombre al último telegrama enviado desde Buenos Aires a Agustín Berrere, el cual es un permiso para la realización del colegio, y al final de la nota dice: “Bendito sea el Sagrado Corazón”.

La iglesia que se construyo posee un gran porte en su interior, donde podemos encontrar un gran altar de mármol color rosado y blanco, con algunos detalles en ónix,  esta obra fue realizada por Antonio Musso.

En su interior también podemos encontrar dos imágenes: una pertenece a la Virgen de Lourdes y otra a la de Santa Bernardita Soubirous, esta última era una humilde pastora que la virgen hacia  confidente de sus secretos y portadora de sus mensajes.

Otra imagen representativa que podemos encontramos en la salida de la iglesia es una imagen de Santa Juana de Arco, la cual, se encuentra tallada en madera.