Iglesia Corazón de María

Esta iglesia fue entregada a los padres misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María, pertenecientes a la congregación española de San Antonio María Claret. Cuando ellos llegaron a Tucumán, José Fierro narro que circulaba una anécdota: “Un chistoso conocido hizo circular la noticia malintencionada de que se trataba de sacerdotes filipinos expulsados de Manila que venían buscando refugio, nadie desmintió esa gracia...”.

Muchos vecinos tucumanos que vivían en el barrio norte, crecieron jugando a la pelota en la cancha de la parroquia, también cantando en el órgano que aun se encuentra en la iglesia. Cuenta el padreSantiago Villena,"Como había una comunidad española muy importante en este barrio, en la procesión se veían encapuchados y damas con sus peinetones". En la procesión se llevan cinco imágenes que fueron traídas de España: El Nazareno, Cristo Crucificado, Cristo Yacente, La Pietá y La Dolorosa todas ellas fabricadas con madera.

Una de las grandes características de esta iglesia, es la devoción por San Expedito, los tucumanos observamos que cada 19 de cada mes, hay una gran fila  que cubren las calles, que se trata de los fieles que van a honrar al Santo, este santo tenia de nombre verdadero “Lucio Cassio”, y su imagen fue donada por las Hermanas de El Buen Pastor de Angérs en 1910.