Iglesia Catedral

Iglesia Catedral

La Iglesia Matriz, sede del Arzobispado de Tucumán, tuvo desde su primera construcción en 1685 (año del traslado de la ciudad desde el sitio de Ibatín al de "La Toma") modestas sedes de paredes de adobe y techos de paja. Recién en la década de 1840 el gobierno de Celedonio Gutiérrez se propuso construir un edificio acorde con la importancia del templo, encargando los planos y la obra al ingeniero vasco francés Pedro Dalgare Etcheverry, inaugurándose en febrero de 1856, ocasión en la que la homilía estuvo a cargo de Fray Mamerto Esquiú. Numerosas intervenciones se efectuaron desde entonces, destacándose entre ellas la colocación en 1912 del reloj del Cabildo, demolido en 1908.
En el templo están las sepulturas de algunos tucumanos ilustres, entre las que se destacan las del Obispo José Eusebio Colombres y Gregorio Aáoz de Lamadrid. En 1941 la Iglesia Catedral fue declarada monumento histórico nacional.