Hospital Padilla

En 1880, Ángel C. Padilla, abogado que se encontraba al frente de la Municipalidad, propuso la construcción de un hospital moderno ante la precariedad de los dos centros hospitalarios que existían en la época, el Hospital de Hombres y el de Mujeres. Para la construcción del mismo se contó, además de los fondos municipales destinados a tal fin, con donaciones de particulares. De esta manera, en 1883 se inauguró el Hospital Mixto “Nuestra Señora de las Mercedes”, que reemplazó a los dos centros mencionados. Dos años después de su inauguración se habilitó una maternidad en el Departamento de Mujeres del Hospital y posteriormente una Escuela de Parteras. En 1912 cambió su nombre por el de “Ángel C. Padilla”, en homenaje a su fundador.

La construcción del Hospital implicó un importante avance hacia la modernización del sistema sanitario de la provincia que hacia la segunda mitad del Siglo XIX presentaba un panorama desalentador. Ante esta situación, además de la construcción del Hospital Mixto, se impulsó la creación de otros organismos de Salud Pública tales como el Tribunal de Medicina en 1868 -reemplazado en 1887 por el Consejo de Higiene Pública-, encargado de regular el ejercicio de la medicina y de dictar medidas vinculadas a la sanidad pública, entre otras funciones; y el Conservatorio de Vacuna, destinado a impedir una epidemia de viruela en la provincia.